Skip to Content

presentaciones

Vídeo de la presentación de Una Isla Llamada Utopía


Acto de presentación de la novela Una Isla Llamada Utopía celebrado en el Centro Andaluz de las Letras (CAL) y que estuvo conducida por Juan Luis Castellano, director de Editorial Independiente, con la intervención de Diego Ceano, escritor costumbrista y pintor malagueño. Además, se presentaron las recopilaciones poéticas: Mixtura de Poetas Andaluces y 9 Poetas Clásicos Malagueños.

Gratitud

Queridos amigos:

En mi nombre y en el de Editorial Independiente un millón de gracias por vuestra cariñosa acogida y vuestra asistencia a la presentación de Una Isla Llamada Utopía.

Como dije en la presentación, nada de esto sería posible sin vosotros.

Disfrutad de la lectura.

Un afectuoso saludo,

Iván.

Presentador, editor y escritor

Presentación de Una Isla Llamada Utopía

Estimados amigos, tengo el enorme placer de informaros que el martes, 20 de mayo, a las 19:30 horas, presentaré mi nueva novela, Una Isla Llamada Utopía, que será introducida por el escritor costumbrista, historiador y pintor, Diego Ceano, en la sede del Centro Andaluz de las Letras (C/ Álamos, 24). 

El acto servirá también para la puesta de largo de la casa de ediciones malagueña responsable de la edición del libro, Editorial Independiente. Además, se darán a conocer Mixtura de Poetas Andaluces y 9 Poetas Clásicos Malagueños (prologado por mí), dos recopilaciones poéticas de autores de la localidad y de la comunidad. 

Presentación de El Vuelo del Cisne

Tal como os prometía, aquí está el vídeo de la presentación. Para aquellos que, por una razón u otra no pudieron asistir, para los que por cuestión de distancia geográfica no nos acompañasteis o, simplemente, para todos los que quieran volver a vivir el momento.

Para facilitar su visionado, lo hemos dividido en tres partes que suman un total de 27 minutos.

Espero que sea de vuestro interés.

 
 

La presentación vista por el autor

Ya pasó el día once, que quedará en mi recuerdo como una de esas fechas entrañables difíciles de olvidar.

He tomado un –si me permitís el apunte- merecido descanso porque, tras la presentación, había acumulado más de dos meses de concienzudo trabajo con el fin de que todo saliera lo mejor posible. No os mentiré si digo que ayer pasé el día relajado para recuperar fuerzas y aliviar ligeramente el pensamiento, que tampoco viene mal.

Pero faltaba realizar esta pequeña entrada, transmisor inevitable de los sentimientos y emociones del día grande de mi segundo hijo de papel.

A pesar de los inefables nervios, naturales en el padre orgulloso –más que nada, porque uno tiende a ser un ápice perfeccionista… a veces por demás-, todo transcurrió con bastante naturalidad y cierto encanto, o así lo percibí yo.

Distribuir contenido