Skip to Content

política

JIMO dice: reducir el déficit sin perjudicar el crecimiento... sí, claro

Hoy me gustaría comentar unas palabras que leí en un artículo de internet atribuidas a la ministra Elena Salgado. Las reproduzco a continuación:

"Para la estabilidad de la zona euro consideramos absolutamente imprescindible prestar atención a la consolidación fiscal; y tenemos que hacerla compatible con el crecimiento".

A todas luces estas palabras representan sin lugar a dudas lo que debe hacer el Gobierno, lo que todos los españoles necesitamos y lo que los mercados demandan. Se podría haber dicho más alto, pero no más claro. Bravo por la ministra.

JIMO dice: Toxo, que tocho... demagogia a espuertas

Continuamos con la sección de Economía y Política de la mano de Juan Ignacio Martín Olea (JIMO). Si os interesa saber más, buscad en el blog el encabezado que comience con JIMO dice:
Os dejo con sus palabras:

 
"Bueno, yo cada vez me asombro más con las estructuras políticas y de representación de este país nuestro.

No lo creerán, pero es cierto

No se van a creer lo que me ha sucedido.

Me levanté esta mañana y descubrí toda una suerte de eventos que me han hecho dudar seriamente de mi cordura.

A saber:

JIMO dice: Respuesta a la entrevista en CNN+ de Beatriz Corredor (Ministra de Vivienda)

La situación económica de nuestro país no es precisamente un dechado de virtudes. Eso lo sabemos todos.

Tras mantener muchas y prolíferas conversaciones sobre Economía con un especialista en la materia, le solicité una serie de artículos de opinión desde un punto de vista profesional pero evitando el lenguaje técnico propio del gremio que confunde, equivoca y desanima a los profanos. Me refiero a Juan Ignacio Martín Olea, excelente economista, querido y leal amigo.

Noticia noticiables o algo así

Dice alguna que otra vez el maestro Pérez Reverte que España es un país en el que “tenemos tontos y tontas para rato”, entre otras lindezas y verdades incómodas que pocos quieren leer o escuchar. Uno, que admira a Reverte por su agudeza y sobre todo por no tener pelos en la lengua, sabe interpretar sus palabras y juzga que don Arturo no está insultando a todos lo españoles, en absoluto. Insulta a quienes merecen ser insultados y sólo aquellos que se duelen ante estas arengas deberían temer sus afiladas palabras –que ríase usted de la espada de Alatriste.

Distribuir contenido