Skip to Content

política

15-M... ¿realidad o ficción?

Este asunto del 15-M y la plataforma Democracia Real Ya me da mucho que pensar. 

Por una parte, se me inflama el corazón al escuchar menciones a la oligarquía, la lucha contra el bipartidismo insufrible que azota este país o el excesivo miramiento que nuestros políticos, intereses mediante, tienen con los bancos y tantas otras cosas con las que no puedo por menos que estar de acuerdo.

Por otra, la lógica me advierte que algo huele a podrido en Dinamarca, no, perdón, en Dinamarca no, desgraciadamente, mucho más cerca de lo que querría admitir.

La lengua de los imbéciles

Hace mucho tiempo que la lengua (o lenguas) sirve(n) como medio para atacar, discriminar, agredir e incluso hacer política. Sorprendente, patético, pero cierto.

En los últimos años hemos asistido al cubo de la estupidez supina de nuestra estimada casta política, especialmente representada en las señoras progresistas que, lejos de saber absolutamente nada de gramática, se han centrado en intentar hacer política a costa del desconocimiento general y de un feminismo imbécil cuya única meta puede ser la sinrazón. 

El futuro se abre ante nosotros

Dejando patente nuestra plena solidaridad con el pueblo japonés, ¿no es hora de tomar una decisión respecto al futuro?

Lo que unas naciones hacen, afectan al resto del planeta. Para bien o para mal, compartimos esta pelotita azul prendida en el espacio.

Es hora de dejar a un lado la política y la economía y buscar maneras sostenibles de abastecernos de energía.

El futuro depende de ello.

Japón_futuro

 

Déjame dormir, mamá

DÉJAME DOMIR, MAMÁ

Hijo mío, por favor,
de tu blando lecho salta.
Déjame dormir, mamá,
que no hace ninguna falta.

Hijo mío, por favor,
levántate y desayuna.
Déjame dormir, mamá,
que no hace falta ninguna.

Hijo mío, por favor,
que traigo el café con leche.
Mamá, deja que en las sábanas
un rato más aproveche.

Hijo mío, por favor,
que España entera se afana.
¡Que no! ¡Que no me levanto
porque no me da la gana!

Hijo mío, por favor,
que el sol está ya en lo alto.
Déjame dormir, mamá,
no pasa nada si falto.

Apropiación indebida por causa de fuerza mayor

"Primero vinieron a buscar a los católicos, y yo no hablé porque no era católico. Después vinieron por los nonatos, y yo no hablé porque no me afectaba. Después vinieron por los fumadores, los incorrectos y los críticos, y yo no hablé porque no era nada de eso. Después vinieron por mí, y en ese momento ya no quedaba nadie que pudiera salir en mi defensa"

Ahora la Ley Sinde sale adelante, razón que explica esta apropiación indebida con causa de fuerza mayor. Reflexionemos al respecto.

Distribuir contenido